Acceso a agua limpia y servicios sanitarios

En el año 2000, el 62% de los africanos tenía acceso a suministros hídricos. Aún así, los africanos que viven en zonas rurales dedican mucho tiempo a buscar agua, y un 28% de la población global sin acceso a suministros hídricos vive en África. Las mujeres son las más afectadas, ya que a menudo son las responsables de abastecer estas necesidades familiares. Las zonas urbanas están mejor abastecidas, con un 85% de la población accediendo a los suministros. En las zonas rurales, la media es de un 47%, y un 99% de la población rural de Eritrea no tiene cobertura sanitaria. La población africana total con acceso a servicios sanitarios fiables fue del 60% en 2000. Una vez más, las áreas urbanas salen mejor paradas, con una media del 84% que tiene acceso a servicios sanitarios, comparado con la media del 45% en zonas rurales (OMS y UNICEF 2000).

Abastecimiento de agua en África en 2000

"2000: el 62% de la población africana tenía acceso a abastecimiento de agua, y el 60% a servicios sanitarios. La cobertura era deficiente en extensas áreas del continente. Fuente: OMS y UNICEF 2000"

Un abastecimiento de agua y servicios sanitarios deficiente conduce a elevados índices de enfermedades transmitidas por el agua, como la ascariasis, el cólera, la diarrea, la dracunculiasis, la disentería, infecciones oculares, uncinaria, sarna, esquistosomiasis y tracoma. Unos 3 millones de africanos mueren anualmente por enfermedades transmitidas por el agua (Lake y Souré 1997). En 1998, el 72% de todos los casos mundiales de cólera de que se tuvo noticia se produjeron en África.

Un abastecimiento de agua y servicios sanitarios deficiente conduce a la contaminación del agua, tanto de superficie como subterránea, con los subsiguientes efectos sobre las plantas, los animales y las comunidades humanas. Los costes económicos pueden ser altos. En Malaui, por ejemplo, el coste total asociado con la degradación del agua se estimó en 2,1 millones de dólares [1,4 millones €] en 1994 (DREA Malaui 1994). Estos costes incluían la necesidad de depuración del agua, el desarrollo de recursos humanos y la reducción de la productividad laboral. Responder a las necesidades básicas de agua y servicios sanitarios también es caro. En Nigeria, un estudio reciente estima que el coste futuro de abastecimiento de agua y servicios sanitarios medioambientales será de 9.120 millones de dólares [6.217 millones €] durante el período entre 2001 y 2010 (Adedipe, Braid e Iliyas 2000).

Los Gobiernos intentan mejorar la situación con políticas de gestión medioambiental que incluyen planes urbanísticos y la gestión de residuos, y obligando a los proyectos de gran envergadura a realizar evaluaciones de impacto medioambiental. Una de las principales iniciativas de política regional fue el Plan de Acción de Lagos de 1980, que urgió a los Estados miembros a formular planes maestros en los sectores de abastecimiento de agua y agricultura (OUA -Organización para la Unidad Africana- 1980). Este Plan estaba influido por el Plan de Acción de Mar del Plata de la Conferencia de las Naciones Unidas Sobre el Agua (1977), y por la reunión regional africana de 1978 sobre cuestiones relacionadas con el agua. A pesar de estas iniciativas, la falta de recursos humanos y financieros, y de equipamiento para la aplicación y ejecución de este Plan, aún limitan los avances.

Disponibilidad de residuos sedimentarios en El Cairo

Un estudio publicado en El Cairo en 1995 ha demostrado que la depuración de aguas residuales no sólo puede solucionar los problemas de contaminación de agua de la ciudad egipcia, sino que también puede abrir nuevas oportunidades para el comercio y la agricultura. El Proyecto de Aguas Residuales de El Gran Cairo producirá anualmente 400.000 kg. de sedimentos (o biosólidos) procedentes de la depuración de agua residuales.

El estudio se inició bajo el Programa Medioambiental de Asistencia Técnica para el Mediterráneo fundado por el Banco Europeo de Inversiones, y fue promovido por la Organización de Aguas Residuales de El Cairo. Los primeros resultados demostraron que los sedimentos pueden ser eficaces en el cultivo de trigo, trébol de Alejandría, forraje y viñedos. Los sedimentos en descomposición se revelan útiles para los granjeros como sustitutos de los fertilizantes de nitrógeno; no se detectaron efectos perniciosos de los sedimentos sobre las cosechas en los análisis de campo; y se espera que los beneficios de esparcir estos biosólidos en suelos ganados al mar aumente las aplicaciones acumulativas. Los granjeros egipcios están dispuestos a pagar por los biosólidos, debido a la escasez de estiércol y al elevado coste de los abonos inorgánicos.

Publicado por Robert en
http://www.afrigadget.com/2006/06/09/access-to-safe-water-and-sanitation/

Anuncios