Herramientas

Fuelles de bolsas de cemento en Lamu

Estuve en Lamu en junio, y me topé con un taller de metalurgia medio oculto tras la hilera de edificios más cercanos al camino principal que une Lamu Town con Shela. Dentro trabajaban sin descanso dos herreros, Adam Marabu y Abdul Ahmed, en la fabricación de un ancla nueva. Sin embargo, lo que me llamó la atención fueron los fuelles: habían cogido viejas bolsas de cemento y las habían conectado a tubos de metal en el suelo, para avivar el fuego de los hornos improvisados.

Este es un pequeño vídeo con algunas secuencias de los herreros trabajando:

Fuelles de bolsas de cemento (AfriGadget) de WhiteAfrican en Vimeo.

Una de mis historias favoritas en AfriGadget es la de otro fuelle singular que encontré, esta vez en Nairobi, hecho con una bicicleta vieja. Estos dos ejemplos demuestran lo que se puede hacer con tan poco. Demuestran cómo se puede improvisar con lo que se tiene a mano para salvar un obstáculo.

Adam y Abdul hacen todo tipo de artículos, pero me dijeron que su producción principal son las anclas, grandes y pequeñas (2000-5000/= o 26-65 dólares) [entre 18 y 46 €], así como escoplos e instrumentos para descascarar cocos. Fabrican muchas de las piececitas metálicas de los dhow de la zona, y también hacen marcos para las puertas y ventanas de las casas del pueblo. La verdad es que pueden hacer cualquier cosa que necesites, como lo haría un metalúrgico experimentado de cualquier otra parte del mundo. Lo verdaderamente asombroso es con qué lo hacen.

Cement bag bellows and blacksmiths in Lamu Kenya

Herreros y fuelles hechos con bolsas de cemento en Lamu, Kenia

Publicado por Erik Hersman en
http://www.afrigadget.com/2009/09/01/cement-bag-bellows-in-lamu/

Presentaciones finales en la IDDS de Ghana

IDDS Ghana 2009

IDDS Ghana 2009

La International Development Design Summit [Conferencia Internacional de Diseño para el Desarrollo] está organizada por Amy Smith y sus estudiantes de MIT. Este año ha tenido lugar en Kumasi, Ghana – a la que seguirá la Exposición de Creadores de África este fin de semana en Accra, donde se expondrán algunos de sus trabajos.

Esta es una lista de los proyectos en los que han estado trabajando durante las cinco últimas semanas:

  • Una prensa que acelera el proceso de extracción del aceite de las nueces de karité
  • Un mecanismo para que un carrusel de parque infantil genere electricidad
  • Una máquina para hacer productos plásticos reciclados a partir de bolsitas de agua usadas
  • Un set de herramientas para trillar cacahuetes
  • Un mecanismo para producir clorina a partir de agua salada empleando materiales fáciles de conseguir
  • Una batería simple y de bajo coste hecha con materiales locales, para iluminación y otros usos a nivel doméstico
  • Un máquina ralladora manual para acelerar el procesado de la mandioca
  • Una trilladora para mejorar la calidad del arroz, impidiendo que las piedras se mezclen con el grano
  • Un dispensador de clorina para desinfectar agua potable
  • Una letrina pensada para las familias, diseñada para promover la higiene entre los niños pequeños
  • Un artefacto para supervisar el crecimiento de los niños menores de cinco años mediante tecnología de telefonía móvil
  • Un contenedor que prolonga el tiempo de frescura de los tomates durante su transporte y almacenamiento
Edward le cuenta a Hazwan algunas de sus impresiones sobre la trilladora de arroz

Edward le cuenta a Hazwan algunas de sus impresiones sobre la trilladora de arroz

La importancia de estar en Ghana

Niall Walsh ha preparado esta información sobre lo importante que era, tanto para MIT como para los participantes, trasladar la IDDS a Ghana este año:

La principal diferencia entre la IDDS en Ghana y la IDDS en MIT, es la cercanía a los socios comunitarios y a los potenciales usuarios finales de los proyectos. La IDDS se enorgullece del espíritu de co-creación, así que este paso de los Estados al continente es crucial, y está en línea con esta visión. Es enorme la diferencia entre tener a los participantes sentados en salones de conferencia en MIT, aprendiendo sobre desarrollo internacional y la importancia de hablar ante al menos cincuenta lugareños antes de diseñar una tecnología, y tenerlos interactuando de verdad y hablando ante cientos de lugareños por todo el país. En total, este año la IDDS trabajó con diez aldeas de las regiones Bromg-Ahafo y Ashanti, y los equipos tuvieron la oportunidad de hacer tres visitas separadas de dos noches de duración (en diferentes momentos a lo largo del proceso de diseño, para asegurarse de obtener datos para cada fase) a estas aldeas. Entre un gran número de otros factores, la simple experiencia de tener a usuarios finales extremadamente emocionados por tu prototipo, y contemplarlos mientras lo prueban, incentiva a los equipos a continuar con sus proyectos después de la IDDS.

Otra forma en la que la IDDS interactuó con la comunidad local, más bien que sólo para ello, fue a través de las interacciones con Suame Magazine. Esta es una agrupación técnica localizada en el centro de Kumasi, que abarca veinte millas y que tiene una población activa de unas 200.000 personas. Hay aproximadamente 12.000 microempresas y medianas y pequeñas empresas independientes en la zona, y sus principales actividades de reparación de vehículos y metalurgia (soldadura y fundición) son famosas por su ingenio en todo África Occidental. Durante la conferencia, los participantes trabajaron exhaustivamente con estos técnicos y mecánicos en la “Magazine” y tuvieron oportunidad de intercambiar ideas, técnicas y tecnologías.

El punto que se ha enfatizado en la IDDS de este año es que los lugareños envueltos en el proceso, así como los chicos de los talleres en Suame, son socios en el proceso de diseño, y no sólo personas con las que sería aconsejable hablar durante el trayecto. Sin estos socios, las tecnologías presentadas mañana en el Great Hall simplemente no serían posibles, y creo que el conocimiento adquirido, en y por sí mismo, será de incalculable valor para los participantes cuando continúen trabajando en el desarrollo internacional tras la conferencia. A la luz de estas evidencias, a cinco habitantes de cada aldea, así como a jefes de taller de Suame, se les facilitará transporte, alojamiento y comida para que acudan a las presentaciones finales y vean los diferentes prototipos.

Hemos establecido sistemas para garantizar que los proyectos llevados a cabo en la IDDS de este año seguirán adelante después de la IDDS. Hay becas de proyecto y subvenciones para asociación disponibles para los equipos, y también habrá una conexión estatal a tiempo completo para Ghana, responsable de integrar las tecnologías en todas nuestras aldeas asociadas, así como buscar nuevas personas y mercados para ayudar a diseminar y crear modelos de negocio para las tecnologías. A un nivel bastante más práctico, los aldeanos también tendrán la opción de decidir en cuáles de los prototipos están más interesados, y trabajar con nuestros socios en Suame Maganize para fabricarlos.

Publicado por Erik Hersman en
http://www.afrigadget.com/2009/08/11/final-presentations-at-idds-ghana/

De engranaje a martillo

Más imágenes de TMS Ruge del Proyecto Diáspora, en esta ocasión de un martillo rudimentario que se utiliza para machacar piedras en una cantera a las afueras de Kampala, Uganda. Está hecho a partir de un palier de transmisión.

Publicado por Erik Hersman en
http://www.afrigadget.com/2009/01/28/gears-into-hammers/

Artilugios para reparar pinchazos en Masai Mara

Durante un reciente viaje a la mayor maravilla natural del mundo (¡bueno, de acuerdo, una de ellas!), la migración de ñúes en Masai Mara, tuvimos el placer de descubrir a unos extraordinarios proveedores de reparación de vehículos todoterreno en la encantadora barriada de Talek, después de que nuestro coche de alquiler extorsionadoramente caro sufriera no uno, sino tres pinchazos en las ruedas.

Si no habéis estado en el Mara durante la espectacular migración, podría resultaros difícil imaginar nuestra frustración. Intentad levantar a 5 niños y 4 adultos a las cinco de la mañana, preparadlos, dadles de desayunar y encaminadlos al río Mara para ser testigos por primera vez en vuestras vidas del cruce de miles de ñúes, cebras, gacelas, leones,… imágenes de cocodrilos saltando en busca de las crías y sus balidos… la adrenalina disparada por la anticipación… y de repente “plaf”, un pinchazo, exactamente al borde de la reserva Mara.

No era para tanto: cambiar el neumático y continuar. ¿Cinco minutos de retraso? ¡No, 3 horas después le estábamos gritando al agente de la agencia de alquiler porque el cierre de seguridad de la rueda de repuesto no funcionaba! Aaarrrggghhhh

Con un segundo coche nos encaminamos a Talek, dudando de poder encontrar un proveedor que pudiera reparar neumáticos sin cámara.

Esto es lo que encontramos.

Buscando pinchazos en una carretilla reconvertida. ¡Había 15!

Una carretilla reconvertida, llena de agua lodosa y un poco de detergente para encontrar los agujeros. Cuando llegamos a 15 paramos de contar, ¡era deprimente! ¡No recuerdo haber atravesado ni tan siquiera un solo arbusto de espinas! Debería haber sido mi primer aviso: estos neumáticos estaban seriamente desgastados.

El sistema de aire comprimido consistía en un tanque, un motor y una unidad compresora. ¡La última parte era una modificación de un aparato de aire acondicionado sacado de un coche! Muy creativo.

Compresor adaptado

Al final tuvimos que optar por convertir un neumático sin cámara en un neumático con cámara, y este es el trasto que usamos para sacar el neumático. Era completamente casero y muy eficaz. Encontramos una vieja cámara de las dimensiones justas en una de las tiendas de campaña, 350 chelines [3,15 €] y 3 horas después ¡estábamos de nuevo en la carretera!

Una vez en camino, Mara nunca falla. Pudimos presenciar el cruce

Ñúes atravesando el río Mara

Ñúes atravesando el río Mara

Valió la pena el infierno hasta llegar al punto de cruce, ¡y por supuesto ahí fue cuando experimentamos el pinchazo nº 2! Un lugar estupendo para un pinchazo, teniendo en cuenta que no está permitido bajarse del coche durante el paso de los animales. ¡Horas después, volvimos al punto jua kali de reparación de pinchazos en Talek!

Oh sí, los depredadores también estaban en buena forma

Oh sí, los depredadores también estaban en buena forma

Después de 3 días de experiencias sensacionales, volvimos a Nairobi por la que podría describirse sin remordimientos como la peor carretera del mundo. Ahí fue cuando el nuevo neumático con cámara perdió definitivamente la chaveta, ¡y explotó rasgando la cámara en dos mitades! Resulta que los neumáticos estaban tan gastados que los radios simplemente rasgaron la cámara hasta abrirla. ¡Muy bueno!

¡Descubrimos que el cierre de seguridad podía abrirse con un buen golpe! Con una llave inglesa tiramos abajo el cierre. Y allá que nos fuimos.

Unas palabras de aviso para cualquier persona que alquile un 4×4 para hacer un largo recorrido a Mara o a cualquier otro lugar de Kenia: comprobad todo antes de salir, llevad con vosotros los números de teléfono personales de los responsables de la agencia de alquiler, aseguraos de que tenéis saldo y batería en el móvil, llevad un segundo coche si podéis, y también un manitas (sin mi hermano seguramente aún estaría en la cuneta de alguna carretera… ¡un millón de gracias Dom!). A pesar de los molestos problemas del alquiler del coche y la carretera imposible, el viaje mereció la pena. Me negué a pagar por el día perdido y me alegré de darle la espalda a aquella maldita agencia de alquiler… que por cierto a la hora de la liquidación no nos causó problemas. Ahora me compraré mi propio coche de safari.

Publicado por Paula Kahumbu en
http://www.afrigadget.com/2008/08/15/bush-puncture-repair-gadgets-in-masai-mara/

Hackeando hardware: herramientas hechas a mano en África

No es la primera vez que escribo sobre herramientas hechas a mano en África, pero como el tema no generó demasiado interés en aquella ocasión, no he buscado más historias similares en mis viajes.  Sin embargo me hizo feliz comprobar que hay otra persona fascinada con este tema: Kevin Kelly ha escrito una entrada donde Tom Ritchey, maestro fabricante de cuadros de bicicleta, le ha enviado imágenes de herramientas hechas a mano que encontró en una tienda de bicicletas de Ruanda.

La manufactura es un factor muy importante en los países en vías de desarrollo. Y a lo largo de todo el proceso ves el papel que juega la reutilización, incluso en las herramientas empleadas en la creación de las piezas en cuestión.

Un microemprendedor keniata me decía hace poco:

En los años sesenta, durante la carrera espacial entre Rusia y Estados Unidos, los ingenieros rusos, cuando se les dijo que no había más dinero para el presupuesto, dijeron con filosofía «ahora que no tenemos dinero podemos empezar a pensar», y consiguieron ser enormemente creativos en comparación con los americanos, a pesar de la limitada financiación económica de la que disponían. Este es el mismo enfoque que aplico a mis iniciativas.

Como no soy el único que piensa que son fantásticas, estoy buceando en el Grupo de AfriGadget en Flickr para encontrar una imagen que nunca he publicado en este blog. Son herramientas creadas para reparar motos, generadores y cortacéspedes (entre otras cosas):

Herramientas de reparación modificadas

Y para terminar, un vídeo de Bernard, uno de los mecánicos de Nairobi (cuyo local ya ha desaparecido), explicando cómo hace algunas de las herramientas:

Publicado por Erik Hersman en
http://www.afrigadget.com/2008/06/26/hardware-hacking-handmade-tools-in-africa/

Reutilización en la industria siderúrgica (no oficial) keniata

Gikomba es una zona de Nairobi bien conocida por su metalurgia. Hacía tiempo que tenía la intención de tomar esta dirección, y hoy se me presentó la ocasión perfecta para tomar Gikomba y ver en qué tipo de actividades emprendedoras andaban metidos los keniatas.

Me topé con George Odhiamb, un imponente constructor metálico que fabrica de todo, desde carretillas hasta cinceles. Los cinceles me llamaron la atención, principalmente porque uno de ellos se parecía mucho al eje de un Land Rover. Resulta que reutilizan muchos tipos de hierro para sus posesiones, incluyendo piezas sobrantes de vehículos viejos. Nada se desperdicia aquí.

[Para ver el vídeo, pulsad aquí; he encontrado la forma de subir vídeos de Zoopy en WordPress pero no me ha funcionado]

Algo aún más interesante para mí (seguramente porque se movía y hacía cosas con el fuego) fue la bicicleta-convertida-en-fuelle, que mantenía vivo el fuego que calentaba las barras de metal. Es un artefacto tremendamente simple, aunque ingenioso, que utiliza materiales viejos y poco de ingeniería. Este chisme funciona todo el día, durante todos los días, así que está hecho para durar.

El cincel de las siguientes fotografías es un cincel para piedra, usado para extraer y desbastar la piedra en las canteras que salpican el país (la mayoría de las casas en Kenia son de piedra). Su fabricación cuesta unos 350/=(6 dólares) [aprox. 4 €], y se vende por unos 650/-=(11 dólares) [casi 8 €].

[Estas fotos redirigen a ampliaciones en AfriGadget]

Publicado por Erik Hersman en
http://www.afrigadget.com/2008/06/17/re-use-in-the-unofficial-kenyan-ironworks-industry/