Agua

Dosificador de válvula de escape de clorina

Con una bolsa de 5 litros de clorina y un mecanismo cuya construcción cuesta 3 dólares [aprox. 2 €], se pueden depurar 100.000 litros de agua.

Aquí en la Exposición de Creadores de África está Killian Deku, un ghanés que trabaja en el programa IDDS y ha creado un dosificador de válvula de escape de clorina con la ayuda de su equipo de la India, Estados Unidos y Tanzania. Sus únicos gastos reales fueron la válvula de escape y el tiempo invertido en crear la estructura de bambú que la contiene. El coste variable es la bolsa de clorina usada para depurar el agua.

Depurador de agua con válvula de escape para clorina de WhiteAfrican en Vimeo.

Publicado por Erik Hersman en
http://www.afrigadget.com/2009/08/15/ball-valve-chlorine-doser/

Destilando agua de fumarolas volcánicas

En el cráter permanentemente seco del Monte Suswa, que está salpicado de fumarolas abrasadoras siempre activas, se ha desarrollado un método único para recoger agua.

Tapping steam for condensation

Entubando el vapor para su condensación

Aprovechando las fumarolas que salpican este paisaje, los Masai han colocado unos conductos para que el vapor se condense en largas tuberías de plástico que gotean continuamente en el interior de un bidón. Los Masai locales afirman que estos escapes pueden llenar medio bidón (aprox. 30 litros) en una hora (aunque nos parece improbable). El agua es dulce, fresca y limpia, y aparentemente calma la sed de una comunidad de varios cientos de personas y la de su ganado.

En una zona concreta dentro del cráter exterior del Monte Suswa, vimos estos artilugios por decenas. Todos ellos estaban protegidos de los animales por arbustos espinosos. Parecía ser unas estructuras en propiedad entre sus usuarios, algunas de las cuales estaban mejor construidas, sus cañerías eran más largas, y su protección y mantenimiento eran mejores. Nos dijeron que los sistemas se habían instalado quince años antes, y no parecían haber realizado modificaciones desde entonces.

El sistema de destilación de agua empleado aquí es permanente, y produce un suministro constante de agua limpia que es recogida con frecuencia por la comunidad local. El sistema que vimos estaba en la zona llamada Kishalu – justo detrás de una escuela. Podría ser más eficiente en la conducción de la condensación – se desperdiciaba mucho vapor ya que las cañerías eran bastante cortas, y los bidones de recogida se dejaban descubiertos y vulnerables a la evaporación. La belleza de este sistema es que trabaja durante la noche. Estas destilerías de agua fueron introducidas para posibilitar la supervivencia de la comunidad durante la estación seca, cuando los recolectores de agua de lluvia se agotan.

El sistema de Suswa es infinitamente mejor que el proceso de destilación que hay a orillas del Lago Elamentaita. Aquí, las mujeres Masai colocan diariamente un trozo de una lámina de cinc sobre una fumarola para capturar la condensación. Producen sólo 2 litros por día; un día de trabajo para producir suficiente agua para que beba una familia pequeña durante un día.

Si hay un premio AfriGadget, las destilerías de agua de Suswa lo merecen.

Publicado por Paula Kahumbu en
http://www.afrigadget.com/2009/06/01/distilling-water-from-volcanic-steam-vents/

Un homenaje a SODIS

La Desinfección Solar de Agua (SODIS por sus siglas en inglés, SOlar water DISinfection) ha estado ahí durante algún tiempo, y ahora, con unos 340.000 usuarios sólo en África, esta “tecnología” de desinfección de agua de bajo presupuesto es una propuesta interesante que merece ser mencionada en AfriGadget.

En zonas donde los sistemas de agua potable no están disponibles o son de una calidad cuestionable, la desinfección solar de agua es un método barato y efectivo para el tratamiento descentralizado del agua, ya que se puede aplicar a nivel doméstico. Es un método simple y fácil de enseñar, y está diseñado para la producción a pequeña escala.

"SODIS emplea recursos locales, su aplicación es sencilla, y el agua tratada con este sistema tiene buen sabor"

SODIS emplea la radiación solar para destruir los microorganismos patógenos que causan las enfermedades transmitidas a través del agua:

La luz del sol trata el agua contaminada a través de dos mecanismos sinérgicos: la radiación en el espectro de rayos UVA (longitud de onda entre 320-400nm) y la elevada temperatura del agua. Si la temperatura del agua supera los 50 ºC, el proceso de desinfección se produce tres veces más rápido. (fuente)

La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda SODIS como un método viable para el tratamiento y almacenamiento doméstico del agua.

Todo lo que se necesita son botellas de PET [las botellas de plástico con las que se envasan bebidas, como las de las fotografías] limpias y transparentes, se llenan de agua y se exponen a la luz directa del sol durante al menos 6 horas. Mucha gente las coloca también sobre un techo corrugado (para aumentar la temperatura) y satura el oxígeno que hay en las botellas antes del tratamiento solar, llenándolas con tres cuartos de agua, agitándolas durante 20 segundos tras cerrarlas con una tapa, y terminando de llenarlas por completo a continuación.

SODIS puede sustituir al hervido del agua, que a menudo requiere grandes cantidades de madera o de algún otro recurso natural, así que no sólo ayuda a la gente a obtener agua potable segura (los filtros de vela convencionales son caros y no siempre están disponibles), sino que también ayuda a conservar el medio ambiente a un nivel local.

Obviamente SODIS no puede sustituir al agua potable realmente limpia, y a menudo requiere pre-tratamiento en caso de que la impureza del agua sea demasiado alta. Los usuarios pueden reducir esta impureza dejando reposar las botellas durante unos momentos para que las partículas se depositen en el fondo, y después filtrar el agua a través de un trapo doblado.

El mejor aspecto de SODIS – a pesar de su enfoque de bajo coste – es que los consumidores son responsables directos de su agua potable y poseen un método de trabajo que les permite tratar su propia agua.

El Instituto Federal Suizo de Ciencia y Tecnología Acuáticas (Eawag) ha publicado un website con mucha información sobre SODIS [aquí la página de la Fundación Sodis para América Latina], y facilita más detalles sobre esta tecnología así como casos de estudio de todo el mundo [o aquí los casos que aparecen en la página en español de la Fundación SODIS].

Publicado por JKE en
http://www.afrigadget.com/2009/02/20/a-tribute-to-sodis/

Bombas Elefante

Aquí tenemos una tecnología interesante, sencilla y que requiere poco mantenimiento:

Durante los últimos años, se han estado introduciendo las “Bombas Elefante” (“Elephant Pumps”) en las zonas rurales de Zimbabue y Malaui. Estas bombas de agua muy simples (inspiradas en una tecnología de la antigua China) fueron diseñadas para su uso en zonas rurales, donde el acceso a repuestos prefabricados no es fácil.

Bomba Elefante a pedales

Pero lo que hace a las “Bombas Elefante” tan distintas de las bombas “Afribombas” (“Afripumps”), que también requieren bajo mantenimiento y están muy extendidas, es que han sido ensambladas a nivel local, y de su mantenimiento también se ocupa la comunidad de la zona. Ambos sistemas –las Afribombas y las Bombas Elefante– tienen pros y contras (80-100 m. de profundidad, gran duración, bajo mantenimiento, frente a: menos de 40 m. de profundidad, diseño sencillo, más baratas), pero me gusta sobre todo la “opción a pedales” añadida a los surtidores que se construyeron para las escuelas:

En los surtidores escolares, Pump Aid incorpora a menudo un sistema a pedales sobre la Bomba Elefante, ya que se ha comprobado su gran éxito entre los niños. La mayoría de los niños zimbabuenses nunca han tenido la oportunidad de montar en bicicleta, así que incluso llegan antes a la escuela para tener tiempo de “jugar” en el surtidor, ayudando así a llenar los tanques de agua del edificio. El trabajo de recogida de agua, antes una tarea tediosa, se vuelve divertida, y los niños ya no tienen que dejar la clase para cargar con cubos de agua sobre sus cabezas durante varios kilómetros, desde una lejana charca lodosa.

La organización de caridad británica “Pump Aid“, que en el pasado introdujo y promovió estos sistemas en Zimbabue y Malaui con un coste de 250 libras esterlinas (aprox. 460 dólares ó 310 €) cada una, también ha hecho un vídeo informativo sobre el funcionamiento de esta tecnología.

“La Bomba Elefante proporciona un litro de agua limpia cada segundo, desde una profundidad media de 20 metros.”

Es simple, funciona… ¡es todo un logro! :-)

[Me descubro ante: NextBillion.net]

Publicado por JKE en
http://www.afrigadget.com/2008/08/27/elephant-pumps/

Innovadores AfriGadget: Simon Mwacharo, de Craftskills

Recientemente tuve la oportunidad de entrevistar por correo electrónico a Simon Mwacharo, un emprendedor ubicado en Nairobi, Kenia, que es el ejemplo perfecto de lo que George Ayitteh ha denominado muy adecuadamente como “la generación guepardo”.

Simon dirige CraftSkills [Destreza Artesana], del cual es propietario, un pequeño negocio radicado en Nairobi, Kenia, que diseña y crea proyectos autosuficientes de energías renovables en lugares inaccesibles para la red eléctrica. Hasta la fecha, Craftskills ha asumido retos en Kenia, Uganda, Tanzania, Camerún y Ruanda, entre otros países. Simon, con quien AfriGadget se encontró por primera vez el pasado verano en TED Global en Arusha, Tanzania, accedió gentilmente a esta entrevista por correo electrónico.

Molinos de viento de Craftskills

AfriGadget: ¿Podrías decirnos cuándo y cómo entró Craft Skills en el negocio de las energías renovables en África Oriental, y cuál es la motivación que inspira a la organización?

Simon: Fundé CRAFTSKILLS en el año 2000. Me inspiró un desafío de la zona rural donde vivo, donde no hemos tenido energía durante más de 40 años, desde la independencia [Kenia se independizó en 1963]. Procedo de un poblado en el lateral de una colina, en Sagalla, Taita Hills en la Provincia Costera, donde sopla un fuerte viento desde la meseta Nyika. Este viento atraviesa la zona sin encontrar ningún obstáculo, y algunas veces nuestros tejados no soportan su paso.

Empecé a hablar con la gente sobre turbinas eólicas, y cómo podría hacer una asequible que pudiera fabricar para otras personas necesitadas. Cuando cae la oscuridad en esos poblados, junto con la niebla, se vuelve virtualmente imposible viajar por la zona.

A: Háblanos un poco sobre el personal que trabaja para la organización.

S: Empecé con dos personas. No podía permitirme contratar a trabajadores especializados, así que decidí formarme yo para después formar a mis dos chicos. Además, tengo un amigo que arregla radios y televisores en Kibera, que me ayudó a diseñar y montar un contador de cobros.

Ahora contamos con un equipo de 20 personas, y con otros socios sobre el terreno que tienen su propio personal, hasta un total de 50. Tenemos técnicos, soldadores, expertos en fibra de vidrio, ingenieros y comerciales.

A: ¿Cuál es el perfil típico de un proyecto de Craft Skills? ¿Cuál es el tipo de cliente más habitual, y cómo se llevan a cabo los proyectos?

S: La mayoría de nuestros clientes no son los propietarios de los proyectos que llevamos a cabo. Se benefician de los servicios de recarga de baterías en los emplazamientos eólicos y solares que construimos con nuestros socios. Los que tienen bajos ingresos personales y no pueden permitirse la instalación eléctrica, o que viven en lugares donde no existe red eléctrica. En ambos casos, construimos los emplazamientos nosotros mismos, involucrando a la gente de la zona como socios. Otros tienen buenas casas en propiedad en las que han invertido mucho dinero, construidas en zonas sin red eléctrica: éstos levantan turbinas para su uso personal (iluminación, bombeo del agua de los pozos y perforaciones prospectivas). Otro segmento lo constituyen los empresarios de las zonas donde no hay red eléctrica, levantan turbinas para poner en marcha centros de recarga y vender la energía a otros locales, o iniciar sus propios negocios, como refugios, hoteles, escuelas y otras instituciones.

A: ¿Puedes compartir con nuestros lectores algunos de los retos con los que se enfrenta Craft Skills a la hora de ejecutar los proyectos?

S: Hemos tenido que hacer frente a retos culturales, a veces no podemos poner una turbina en el sitio ideal debido a creencias existentes sobre esos sitios, por lo tanto tenemos que educar a los habitantes para que nos dejen hacerlo, o bien rediseñar el proyecto y reubicarlo. Otro reto es la capacidad financiera de los habitantes de las zonas sin red eléctrica.

[Como resultado de esto] hemos diseñado productos de baja energía (paquetes de pilas y LEDs) para alcanzar su nivel económico y que también ellos se puedan beneficiar de esta nueva tecnología.

A: ¿Por qué energías renovables? ¿Cuál es la lógica que sigue Craft Skills para centrarse exclusivamente en proyectos que producen energía sólo a partir de fuentes renovables?

S: Buscábamos algo que fuera asequible y sostenible, y que atajara por los sectores económicos. La energía solar resulta ser más cara, delicada, sofisticada, y también más fácil de ser robada cuando se instala en los hogares. Necesitábamos venderle a la gente más cantidad de energía a un precio más barato, de ahí que el viento fuera el mejor candidato.

El viento está en todas partes, como el sol: uno sólo necesita encontrar el punto adecuado para colocar la turbina, lo más alto que se pueda. Funciona las 24 horas, día y noche, y además encontramos un modo de hacer que nuestras turbinas aprovecharan situaciones de poco viento con el generador multipolar, palas huecas para las hélices, con los materiales disponibles a nivel local en un 90%, haciendo de nuestra tecnología la mejor aplicación para esta región.

A: ¿Cuál dirías que ha sido el proyecto más satisfactorio o gratificante en el que has estado involucrado con Craft Skills? ¿Qué lo hizo tan especial?

S: El proyecto del tanque de agua en Chifiri fue para mí el más gratificante. Este asentamiento es una comunidad de pastores en una zona árida. La demanda de agua para beber, lavarse y proveer a las miles de cabezas de ganado, es enorme.

Nuestra turbina les proporcionó una solución muy barata para obtener agua e iluminar las “manyattas” que rodeaban el tanque. El contratista sobre el terreno es excelente en lo que se refiere a su construcción de las represas. Su diseño me impresionó porque el agua iba a estar disponible durante 6 meses, en lugar de los 4 meses habituales tras las estaciones lluviosas. Se aseguró de que las represas estuvieran bien compactadas y protegidas por vallas, para evitar que los animales las pisotearan, lo que aumentaría la tasa de percolación [filtración] y pérdida de agua. El agua sólo está disponible en los tanques, y es canalizada hasta los asentamientos. El proyecto proporciona abrevaderos para que los animales beban, y baños para que la gente se lave. En la represa cercada hay un guarda o un cuidador armado, defendiendo el lugar con una luz de seguridad en lo alto de la torre con la que se iza la turbina.

Craftskills - Rueda para un proyecto de agua en Camerún

Simon también ha sido entrevistado por Juliana Chebet, alias AfroMusing, Editora Senior de AfriGadget, sobre CraftSkills. Puedes encontrar el vídeo en este enlace.

Publicado por Ntwiga en
http://www.afrigadget.com/2008/04/30/afrigadget-innovator-series-simon-mwacharo-of-craftskillz/