juegos

Juguetes en la barriada de chabolas de Mathare Valley

Entre la miseria de una de las barriadas de chabolas más deprimentes de Kenia, encontramos una sorprendente cantidad de diversión y colores llamativos.

¡Njuguna fabrica estos juguetes porque le encanta! Sus clientes son habitantes de la barriada, pero también los vende bien fuera de ese mercado.

Me cautivó especialmente esta motocicleta de chatarra, pero costaba 2.500 Ksh [24 €], que bien pudiera ser un precio especial para visitantes como yo… ¡pero no podía permitírmela!

Un kart hecho con chatarra. ¡Los niños estaban en las nubes!

Njuguna también fabrica preciosos micro-juguetes para un mercado especializado. Los había vendido, pero tenía fotos.

Lo habéis adivinado: ¡el cliente es Safaricom!

Entre todos los juguetes, había unos artefactos que Njuguna había construido sin razón aparente: un par de molinos autónomos que giraban rápidamente en unas calles estrechas que canalizan el viento. Se alzan como monumentos artísticos, pero Njuguna me contó que los construyó con piezas de coche inservibles y estaba esperando a tener una idea sobre en qué emplearlos. Lo llamó su experimento de investigación… en algún otro lugar se alza otro de sus inventos, una bomba de agua… (¿debería haber sugerido algo?).

Niños jugando junto a una alcantarilla abierta

Visitar Kibera fue perturbador en muchos sentidos.

,

… y al mismo tiempo también fue profundamente estimulante e inspirador… una agradable sorpresa. Si alguna vez tenéis oportunidad, visitadlo y localizad el refugio de Njuguna en las estrechas callejuelas. Puede que estos brillantes innovadores y artistas vivan en lo que parece el peor infierno en la tierra, pero de alguna manera se tiene la sensación de que lo han elegido así.

Publicado por Paula Kahumbu en
http://www.afrigadget.com/2010/04/19/boys-toys-in-mathare-valley-slum-nairobi/

Anuncios

Sudán: los patios de colegio albergan juegos locales

Los patios de los colegios de Sudán son un caldo de cultivo para los juegos locales. Los más populares parecen ser aquellos con los que se puede usar cualquier poste que haya disponible, incluyendo los que están apoyados en muros, cordel y una botella de refresco rellena de piedras y tierra. Voilá, ya tienes a mano un tetherball. La única cosa que no se encuentra tirada por ahí es el cordel, y paradójicamente es lo que necesita ser sustituido con más frecuencia, como se puede ver en la foto con los cordeles de distintos colores.

[Nota de los editores: estas fotos fueron tomadas durante una tormenta de arena]

Hay otro juego local que guarda cierta similitud con el cricket. Se tira una pequeña bola de goma a otra persona, que intenta patearla. Si lo consiguen, corren entre dos puntos predeterminados, amontonando rocas/piedras/ladrillos en cada punto, hasta que el otro equipo puede recuperar la bola y pegarles con ella.

Aunque parezca mentira, parece que el voleibol es otro deporte popular. Conozco al menos cuatro colegios que han instalado redes de voleibol.

(Esta historia es de Taylor Martynfotógrafo y misionero en el sur de Sudán.)

Publicado por Erik Hersman en
http://www.afrigadget.com/2009/07/27/sudan-school-grounds-brew-home-grown-games/