Música

Baterías de coche recicladas en la Kenia rural

Maina, Rhoda y la pequeña Winnie son una típica familia keniana que vive a las afueras de Nairobi, en una zona sin electricidad.

Pero ya no tienen problemas para enterarse de las noticias diarias.

la familia de rhoda2

Cuando visité su casa me impresionó que, a pesar de la falta de electricidad, Maina haya encontrado una solución innovadora que le permite mantenerse al día sobre las cosas que suceden, y escuchar su música Kikuyu favorita durante todo el día.

alcanzándolo

Aquí podemos ver mejor el sistema: una batería de coche de segunda mano conectada directamente a su radio.

cargador de radio

La conexión es sencilla.

maina mostrando el sistema

Con una carga completa, la batería dura dos semanas. Para recargarla, Maina tiene que llevarla a un local del pueblo durante 24 horas, por un coste de 50 Ksh [aprox. 0,46 €]. Si empleara baterías normales, Maina pagaría varios cientos de chelines al mes [10 €] y al eliminarlas estaría originando desechos tóxicos (Kenia no tiene un sistema de reutilización de baterías). ¡No es de extrañar que las baterías usadas tengan tan gran demanda!

paseo en bicicleta2

¡Y no es de extrañar que esta familia sonría!

Me pregunto cuánto costaría conectar la batería de Maina a un panel solar y algunas bombillas. Actualmente dependen de quinqués. Alimentadas con queroseno, los quinqués no sólo son una fuente de luz mortecina, sino que además son peligrosos y causan incendios con gran facilidad.

el quinqué de rhoda

¿Alguna idea? ¿Podemos cargar una batería de coche con energía solar?

Nota a la entrada: encontré esta historia mientras realizaba un vídeo con diapositivas sobre la huella de carbono media de las familias kenianas para WildlifeDirect.

Publicado por Paula Kahumbu en
http://www.afrigadget.com/2009/12/08/recycling-car-batteries-in-rural-kenya/

Aporrear el tambor para ir a la escuela

Aviwe (10 años) y Fuzile (8 años) han puesto en marcha su propio grupo. Se llaman “Thandabantu”… esta palabra xhosa significa: “el que ama a la gente”. Su padre murió en un accidente de coche hace unos cuantos años. Su madre, Cordelia, salió herida del accidente y tiene dificultades para caminar. No puede trabajar. No terminó la escuela. Intenta vender tantas gallegas caseras como puede en el municipio de Khayelitsha, lo que le proporciona algunos ingresos para ella y sus 2 hijos.

¡Cordelia y sus hijos se han fabricado sus propios instrumentos! Consisten en: 2 cubos, 4 palos, un pedazo de cuero, algún alambre y un montón de tapones de botella.

Los chicos empezaron haciendo ruido en las calles de Cape Town, obtuvieron algún dinero y pronto pudieron comprar un instrumento de verdad. El teclado (600 rand) [unos 55 €], los tambores y las voces de los niños, son los elementos del grupo Thandabantu.

Ahora tocan para reunir dinero para poder ir a la escuela. Durante estas vacaciones de verano hicieron entre 100 y 200 rand [entre 9 y 18 €] al día. La escuela es gratuita, pero la comida (3 rand por niño) [menos de 30 céntimos de euro] y el desplazamiento (5 rand por niño) [menos de 50 céntimos de euro] son gastos diarios.

Deseo sinceramente no ver más a estos niños en el pueblo en las próximas semanas. Significaría que han podido ahorrar el suficiente dinero para asistir a la escuela cada día durante todo este año. Durante fines de semana y días festivos puedes ir a escuchar a Aviwe y Fuzile a la esquina de la calle Georges Mall y Strand Street, en el centro de Cape Town City.

Su repertorio consiste en algunas canciones muy imaginativas. No saben leer ni una sola nota… hmmm… ¿quién sabe si no habrá algún músico leyendo esto? Os apuesto a que a los niños les encantaría aprender música. Parecen disfrutarla mucho…

(nota: disculpad la calidad del vídeo, pero lo grabé con mi teléfono…)

Publicado por Frerieke en
http://www.afrigadget.com/2009/01/20/bang-the-drum-to-go-to-school/

La librería digital multimedia de Bamako

En el centro de Bamako, Mali, el propietario de una librería, Mamadou Coulibaly, atrae a un número cada vez mayor de clientes y mirones curiosos, desde que estableció allí un ordenador de aspecto pasado de moda. “La Fuente” es un ordenador hecho a mano que actúa como un distribuidor offline de material multimedia online. Cualquier persona puede configurar el quiosco y extraer cualquier cosa, desde páginas de Wikipedia a música de la zona. Sus búsquedas más populares: música coránica y música maliense.

[enlace al vídeo]

“Nuestro objetivo es proporcionar a la gente un amplio acceso a material educativo y cultural, de forma que se les despierte el deseo de aprender y ampliar sus conocimientos.”

Este tipo de innovación acerca a los hogares la lenta, o cara, capacidad de las conexiones locales a internet. A través de un proveedor exclusivo de internet para contenido local o más estático, se pueden evitar los (lentos) cibercafés. Sin embargo, lo más ingenioso es la idea de que la mayoría de los habitantes de Bamako no necesita en absoluto una conexión a internet. Así pues, actuando como un simple nódulo de distribución de información dinámica y medios (la red), están cubriendo las necesidades de la población de la zona.

Siempre es bueno ver a emprendedores locales beneficiándose de la aplicación de sus ideas y trabajando para sus necesidades dentro de África. Muchas veces lo que se necesita no es una solución completamente nueva, sino una culturalmente relevante.

[Descubre más en “La Fuente“]

Publicado por Erik Hersman en
http://www.afrigadget.com/2008/07/31/bamakos-digital-multimedia-bookshop/