niños

Juguete por “control remoto”

Los coches en su versión reducida son tan populares entre los niños cameruneses como entre los de cualquier otro lugar. Los artesanos adultos de todo el continente emplean materiales como alambre, abalorios y latas recicladas para crear bicicletas, camiones y aviones, muchos de los cuales superan la condición de juguetes infantiles para asemejarse más a piezas de arte. Algunas de esas creaciones se producen para clientes corporativos y compradores internacionales.

No menos ingeniosos y fascinantes son los juguetes creados por y para los propios niños, a menudo con los materiales y herramientas más simples. Sirvan de ejemplo los tractores de juguete (Kenia) y los todoterrenos (Uganda), hechos con botellas de plástico recicladas.

Kart de juguete con materiales reciclados

Colegiales en Buea, CamerúnOtro detalle del coche

En Camerún, se ha hecho muy popular un juguete fabricado por los niños, el coche “por control remoto” o ATV. Suelen fabricarse con chanclas viejas, latas de sardinas, bambú o palma, cables, goma y cordeles. Existe una variación que incorpora una columna de dirección a modo de timón y un volante, que fue comentado por Steve en el noroeste del país.

No es difícil ver a niños cameruneses conduciendo coches como éste (lo difícil a veces es conseguir hacerles una foto). Una gran ventaja de este diseño es su habilidad para manejarse en terreno no asfaltado cuando se maneja a gran velocidad. El armazón de bambú, las gruesas llantas y los cierres de goma absorben el impacto de los baches como un Toyota 4WD. El orgulloso constructor de este vehículo todoterreno se paró lo suficiente para enseñarme su creación.

Publicado por Bill Zimmerman en
http://www.afrigadget.com/2011/01/18/remote-controlled-toy-atv/

Anuncios

Sudán: los patios de colegio albergan juegos locales

Los patios de los colegios de Sudán son un caldo de cultivo para los juegos locales. Los más populares parecen ser aquellos con los que se puede usar cualquier poste que haya disponible, incluyendo los que están apoyados en muros, cordel y una botella de refresco rellena de piedras y tierra. Voilá, ya tienes a mano un tetherball. La única cosa que no se encuentra tirada por ahí es el cordel, y paradójicamente es lo que necesita ser sustituido con más frecuencia, como se puede ver en la foto con los cordeles de distintos colores.

[Nota de los editores: estas fotos fueron tomadas durante una tormenta de arena]

Hay otro juego local que guarda cierta similitud con el cricket. Se tira una pequeña bola de goma a otra persona, que intenta patearla. Si lo consiguen, corren entre dos puntos predeterminados, amontonando rocas/piedras/ladrillos en cada punto, hasta que el otro equipo puede recuperar la bola y pegarles con ella.

Aunque parezca mentira, parece que el voleibol es otro deporte popular. Conozco al menos cuatro colegios que han instalado redes de voleibol.

(Esta historia es de Taylor Martynfotógrafo y misionero en el sur de Sudán.)

Publicado por Erik Hersman en
http://www.afrigadget.com/2009/07/27/sudan-school-grounds-brew-home-grown-games/

Fútbol: artesanía en Sudáfrica

Por la reportera local Thandile Ntlebi – Una de los aprendices del Centro de Ciencia y Tecnología [COSAT por sus siglas en inglés, Center of Science and Technology], de 17 años, que vive en Township Khayelitsha, Sudáfrica. Lee más historias de Thandile en Students for Humanity

Los niños están empezando a prestar atención a sus sueños y hacen lo que está en su mano para asegurarse de que esos sueños se hacen realidad, aunque tengan que ensuciarse para ello.

Un sábado a las 11 de la mañana, el pueblo está muy tranquilo y el silencio hace que los padres se pregunten qué traman sus hijos. Antes de unas horas oyes silbidos y gente que llama. Tu hijo ve la televisión hasta que alguien grita su nombre; entonces da un salto y corre tan veloz como un guepardo.

Sobre las 13 h. el campo está lleno de gente, como si fuera a celebrarse una pelea o una reunión comunitaria. Cuando miras mejor, sólo ves a chicos haciendo un sorteo para dividirse en dos equipos. Tras discutir quién debería jugar y en qué posición, se calman. Los equipos se van a su lado del campo para planificar la estrategia con la que van a ganar el partido. El número mínimo de jugadores es cuatro; el máximo es once en cada equipo.

El árbitro pita y comienza el juego. Los fans vitorean a sus jugadores para darles ánimos. Les hacen sentir orgullosos y confiados. Lo más increíble es el balón y el campo en el que juegan. Estos chicos no tienen entrenador ni nadie que les diga lo que hacer. No tienen dinero para comprarse un balón de fútbol… lo fabrican ellos mismos.

Cómo se hace el balón:

Primero hay que buscar ropas o sábanas viejas. Se inflan con la boca unos cuantos preservativos, pero no demasiado hinchados. Sólo hasta que alcancen el tamaño de un balón de fútbol. El preservativo hinchado se introduce dentro de una bolsa de plástico o de una pieza de ropa vieja. Entonces, para hacerlo más resistente, se rompe una pieza de ropa o una sábana vieja en largas tiras y se atan estas tiras alrededor del preservativo para reforzar la forma del balón y hacerlo más pesado. Cuando se comprueba que bota bien, se envuelve el balón con una bolsas de plástico fuerte. Por último, se asegura envolviéndolo con un cordel o un cable de caucho resistente.

Quizá sea sorprendente, pero aún hay que hablar del campo. No es un patio de recreo ni un parque, sino un campo lleno de sumideros cuya mitad consiste en hierba alta, una especie de pantano y una zona de vertedero. Y como todos sabemos, cuando juegas al fútbol necesitas porterías. Estos chicos no tienen porterías, pero buscan madera o cartones y hacen postes con ello.

Al terminar, algunos se van a casa sonriendo y cantando canciones de triunfo, y otros regresan en cierto modo tristes, pero planeando ya cómo vencer a los rivales al día siguiente.

Estos chicos son jóvenes y desconocen el sufrimiento y lo que les deparará el futuro. Pero todo lo que saben es que quieren ser famosos jugadores de fútbol y ser admirados por el mundo. Vienen de entornos de pobreza y no eligieron estar ahí, pero pueden intentar cambiar su situación para hacer su futuro tan brillante como pueda ser.

Puedes pensar que estoy loca, pero oye, ellos son los que construyen cosas de la nada y echan mano de la creatividad si no tienen suficiente dinero para comprar lo que necesitan. Son los que se ensucian para convertirse en jugadores de fútbol. Son genios, ¿no crees?

Los méritos de la foto del balón corresponden a nuestro amigo Michiel Van Balen

http://www.flickr.com/photos/studentsforhumanity/3536595138/

Publicado por Thandile en
http://www.afrigadget.com/2009/06/15/football-handmade-in-south-africa/

Juguetes campesinos (Uganda)

¡Feliz Año Nuevo a todos!

(Las siguientes imágenes han sido enviadas por Teddy (alias TMS Ruge), fotógrafo profesional y una persona completamente asombrosa, que lleva a cabo el Proyecto Diáspora.)

Ugandan village toys by TMS Ruge

Este todoterreno deportivo está hecho con un viejo recipiente de aceite para cocina, no puedo recordar la marca. Le cortaron la parte de arriba y le introdujeron otras pequeñas pertenencias arrastradas durante horas. Las ruedas están hechas con zapatillas viejas, o sandalias. Los radios de una vieja bicicleta hacen las veces de ejes. Un tallo de plátano se utiliza para tirar del “vehículo”.

Ugandan village toy by TMS Ruge

Ugandan village SUV toy and children by TMS Ruge

"Esta es mi sobrina, Chris, y su amigo Geofrey. Pasan muchas horas en su propio mundo arrastrando el juguete por el patio."

Más imágenes en el fondo común de imágenes de AfriGadget en Flickr y en el Grupo de AfriGadget en Facebook. (únete y añade las tuyas).

Publicado por Erik Hersman en
http://www.afrigadget.com/2009/01/01/village-toys-uganda/