plástico

Las mujeres de Minyore

El periodista Ruud Elmendorp, afincado en Kenia, ha elaborado este reportaje sobre las mujeres de Minyore, que viven en un vertedero cerca de Nakuru (Kenia) y crean artesanía a partir de desechos plásticos:

“‘Vengo aquí cada mañana para recoger plástico de la basura’. Lucy Wambui tiene 50 años; con ayuda de un palo, escarba en la basura del Vertedero Gioto, en Nakuru (Kenia central). Son las primeras horas de la mañana y el hedor de la basura es ya insoportable. Lucy permanece aquí con otras 30 mujeres que conforman el Grupo de las Mujeres de Minyore. Este grupo se mantiene vendiendo obras de arte elaboradas con desechos. ‘Vivir aquí no es saludable, pero no tenemos otro sitio a donde ir'”.

En kikuyu, el idioma local, ‘Gioto’ significa basura. El vertedero está situado a una milla de distancia del pueblo industrial de Nakuru, la cuarta ciudad en importancia de Kenia. Los ecos de la niebla matinal y el humo de las hogueras se mezclan sobre la basura que resiste a los pies de las Menengai Hills. Las mujeres de Minyore vadean los desperdicios, buscando bolsas de polietileno y lastas de refresco. Su nombre procede de la palabra kikuyu para “bolsa de plástico”. La mayoría de las mujeres terminan aquí, después de que sus maridos las hayan dejado por las drogas o el alcohol, o hayan muerto a causa del sida.

Las señoras recogen bolsas de plástico para hacer cestas y otros objetos artesanales que ponen a la venta. Lucy Wambui se encuentra entre ellas, sosteniendo una docena de bolsas. Azules, negras o estampadas en los colores baratos de un supermercado local. ‘No nos gusta trabajar aquí’, dice. ‘Pero no tenemos estudios ni trabajo. Por eso venimos’.

 ‘Cuando llegué, me puse a pensar qué trabajo podría hacer’, dice. ‘Así que me uní a las mujeres que tejían cestas y hacían abalorios a partir del plástico’.

En el exterior de la casa, un grupo de mujeres se sienta en lo alto de la colina para tejer. Lucy coge algunas tiras de plástico y las une. ‘Estas cestas son muy populares’, dice mientras sigue tejiendo. ‘Las madres las utilizan para ir al mercado o, los domingos, para llevar la biblia a la iglesia. No hay lugar al que no puedas llevarlas’.  Fabrican productos variados, como cestas, monederos, bolsos de mujer y brazaletes. Los ofrecen en el vertedero durante ciertos días a la semana. ‘Lo mejor es vender a los turistas, porque puedes conseguir más ganancias’, admite Lucy. Muestra una tienda improvisada cerca de su casa. Un grupo de turistas con unas piernas blancas que sobresalen sin vergüenza de sus pantalones cortos, están admirando los productos. La mayoría de ellos son enviados por iglesias y agencias de turismo. ‘Vienen cada miércoles y eso es bueno para nosotras’, dice.  Si tiene suerte, puede conseguir 20 euros al día. ‘Cuando no hay turistas, puede ser mucho menos’.

(sigue leyendo…)

Este grupo de mujeres autosuficientes puede ser uno más de los muchos que hay ahí fuera, luchando por sobrevivir y ganar dinero con los residuos urbanos. Y mientras las diferentes fracciones de residuos sugieren la introducción de un sistema de pirólisis o algún otro concepto para el manejo de estos residuos, es más que notable cómo estas mujeres han conseguido crear un negocio donde otros sólo ven basura. “Basura = comida”? Sí.

Publicado por JKE en
http://www.afrigadget.com/2012/05/20/the-women-of-minyore/

Lamutiki

¿Alguien recuerda el Plastiki (alguna información adicional en la Wikipedia en inglés) de David Mayer de Rothschild, un “catamarán de 18 m construido con 12.500 botellas de plástico y otros materiales plásticos y de desecho” que conquistó con éxito el Océano pacífico el año pasado?

Bien, parece que este hombre de Lamu (Kenia) tuvo una idea parecida y está construyendo su propio bote de botellas de plástico. Nuestro lector Arthur Buliva, de Kenia, nos ha enviado estas fotografías con la siguiente explicación:

Me encontraba en Lamu recientemente cuando me crucé con este hombre, que está haciendo un bote con botellas de plástico y zapatillas viejas. Aún no había terminado, pero saqué tantas fotos del proyecto como pude.

Dice que recoge botellas de agua de plástico que los turistas tiran en la playa. También se levanta temprano para recoger las botellas que el mar arroja a la orilla. Con todo ello ha construido este bote (según sus palabras, “el primero de su género”).

Lo impermeabiliza con zapatillas usadas que recoge de la misma forma, alquitranando a continuación para unir todos los componentes.

En Kenia, ¿lo podéis creer? :-)

(todas las imágenes han sido cedidas generosamente por Arthur Buliva bajo una licencia CC-SA)

Publicado por JKE en
http://www.afrigadget.com/2011/01/27/lamutiki/

Fútbol: artesanía en Sudáfrica

Por la reportera local Thandile Ntlebi – Una de los aprendices del Centro de Ciencia y Tecnología [COSAT por sus siglas en inglés, Center of Science and Technology], de 17 años, que vive en Township Khayelitsha, Sudáfrica. Lee más historias de Thandile en Students for Humanity

Los niños están empezando a prestar atención a sus sueños y hacen lo que está en su mano para asegurarse de que esos sueños se hacen realidad, aunque tengan que ensuciarse para ello.

Un sábado a las 11 de la mañana, el pueblo está muy tranquilo y el silencio hace que los padres se pregunten qué traman sus hijos. Antes de unas horas oyes silbidos y gente que llama. Tu hijo ve la televisión hasta que alguien grita su nombre; entonces da un salto y corre tan veloz como un guepardo.

Sobre las 13 h. el campo está lleno de gente, como si fuera a celebrarse una pelea o una reunión comunitaria. Cuando miras mejor, sólo ves a chicos haciendo un sorteo para dividirse en dos equipos. Tras discutir quién debería jugar y en qué posición, se calman. Los equipos se van a su lado del campo para planificar la estrategia con la que van a ganar el partido. El número mínimo de jugadores es cuatro; el máximo es once en cada equipo.

El árbitro pita y comienza el juego. Los fans vitorean a sus jugadores para darles ánimos. Les hacen sentir orgullosos y confiados. Lo más increíble es el balón y el campo en el que juegan. Estos chicos no tienen entrenador ni nadie que les diga lo que hacer. No tienen dinero para comprarse un balón de fútbol… lo fabrican ellos mismos.

Cómo se hace el balón:

Primero hay que buscar ropas o sábanas viejas. Se inflan con la boca unos cuantos preservativos, pero no demasiado hinchados. Sólo hasta que alcancen el tamaño de un balón de fútbol. El preservativo hinchado se introduce dentro de una bolsa de plástico o de una pieza de ropa vieja. Entonces, para hacerlo más resistente, se rompe una pieza de ropa o una sábana vieja en largas tiras y se atan estas tiras alrededor del preservativo para reforzar la forma del balón y hacerlo más pesado. Cuando se comprueba que bota bien, se envuelve el balón con una bolsas de plástico fuerte. Por último, se asegura envolviéndolo con un cordel o un cable de caucho resistente.

Quizá sea sorprendente, pero aún hay que hablar del campo. No es un patio de recreo ni un parque, sino un campo lleno de sumideros cuya mitad consiste en hierba alta, una especie de pantano y una zona de vertedero. Y como todos sabemos, cuando juegas al fútbol necesitas porterías. Estos chicos no tienen porterías, pero buscan madera o cartones y hacen postes con ello.

Al terminar, algunos se van a casa sonriendo y cantando canciones de triunfo, y otros regresan en cierto modo tristes, pero planeando ya cómo vencer a los rivales al día siguiente.

Estos chicos son jóvenes y desconocen el sufrimiento y lo que les deparará el futuro. Pero todo lo que saben es que quieren ser famosos jugadores de fútbol y ser admirados por el mundo. Vienen de entornos de pobreza y no eligieron estar ahí, pero pueden intentar cambiar su situación para hacer su futuro tan brillante como pueda ser.

Puedes pensar que estoy loca, pero oye, ellos son los que construyen cosas de la nada y echan mano de la creatividad si no tienen suficiente dinero para comprar lo que necesitan. Son los que se ensucian para convertirse en jugadores de fútbol. Son genios, ¿no crees?

Los méritos de la foto del balón corresponden a nuestro amigo Michiel Van Balen

http://www.flickr.com/photos/studentsforhumanity/3536595138/

Publicado por Thandile en
http://www.afrigadget.com/2009/06/15/football-handmade-in-south-africa/