reparación de todoterreno

Artilugios para reparar pinchazos en Masai Mara

Durante un reciente viaje a la mayor maravilla natural del mundo (¡bueno, de acuerdo, una de ellas!), la migración de ñúes en Masai Mara, tuvimos el placer de descubrir a unos extraordinarios proveedores de reparación de vehículos todoterreno en la encantadora barriada de Talek, después de que nuestro coche de alquiler extorsionadoramente caro sufriera no uno, sino tres pinchazos en las ruedas.

Si no habéis estado en el Mara durante la espectacular migración, podría resultaros difícil imaginar nuestra frustración. Intentad levantar a 5 niños y 4 adultos a las cinco de la mañana, preparadlos, dadles de desayunar y encaminadlos al río Mara para ser testigos por primera vez en vuestras vidas del cruce de miles de ñúes, cebras, gacelas, leones,… imágenes de cocodrilos saltando en busca de las crías y sus balidos… la adrenalina disparada por la anticipación… y de repente “plaf”, un pinchazo, exactamente al borde de la reserva Mara.

No era para tanto: cambiar el neumático y continuar. ¿Cinco minutos de retraso? ¡No, 3 horas después le estábamos gritando al agente de la agencia de alquiler porque el cierre de seguridad de la rueda de repuesto no funcionaba! Aaarrrggghhhh

Con un segundo coche nos encaminamos a Talek, dudando de poder encontrar un proveedor que pudiera reparar neumáticos sin cámara.

Esto es lo que encontramos.

Buscando pinchazos en una carretilla reconvertida. ¡Había 15!

Una carretilla reconvertida, llena de agua lodosa y un poco de detergente para encontrar los agujeros. Cuando llegamos a 15 paramos de contar, ¡era deprimente! ¡No recuerdo haber atravesado ni tan siquiera un solo arbusto de espinas! Debería haber sido mi primer aviso: estos neumáticos estaban seriamente desgastados.

El sistema de aire comprimido consistía en un tanque, un motor y una unidad compresora. ¡La última parte era una modificación de un aparato de aire acondicionado sacado de un coche! Muy creativo.

Compresor adaptado

Al final tuvimos que optar por convertir un neumático sin cámara en un neumático con cámara, y este es el trasto que usamos para sacar el neumático. Era completamente casero y muy eficaz. Encontramos una vieja cámara de las dimensiones justas en una de las tiendas de campaña, 350 chelines [3,15 €] y 3 horas después ¡estábamos de nuevo en la carretera!

Una vez en camino, Mara nunca falla. Pudimos presenciar el cruce

Ñúes atravesando el río Mara

Ñúes atravesando el río Mara

Valió la pena el infierno hasta llegar al punto de cruce, ¡y por supuesto ahí fue cuando experimentamos el pinchazo nº 2! Un lugar estupendo para un pinchazo, teniendo en cuenta que no está permitido bajarse del coche durante el paso de los animales. ¡Horas después, volvimos al punto jua kali de reparación de pinchazos en Talek!

Oh sí, los depredadores también estaban en buena forma

Oh sí, los depredadores también estaban en buena forma

Después de 3 días de experiencias sensacionales, volvimos a Nairobi por la que podría describirse sin remordimientos como la peor carretera del mundo. Ahí fue cuando el nuevo neumático con cámara perdió definitivamente la chaveta, ¡y explotó rasgando la cámara en dos mitades! Resulta que los neumáticos estaban tan gastados que los radios simplemente rasgaron la cámara hasta abrirla. ¡Muy bueno!

¡Descubrimos que el cierre de seguridad podía abrirse con un buen golpe! Con una llave inglesa tiramos abajo el cierre. Y allá que nos fuimos.

Unas palabras de aviso para cualquier persona que alquile un 4×4 para hacer un largo recorrido a Mara o a cualquier otro lugar de Kenia: comprobad todo antes de salir, llevad con vosotros los números de teléfono personales de los responsables de la agencia de alquiler, aseguraos de que tenéis saldo y batería en el móvil, llevad un segundo coche si podéis, y también un manitas (sin mi hermano seguramente aún estaría en la cuneta de alguna carretera… ¡un millón de gracias Dom!). A pesar de los molestos problemas del alquiler del coche y la carretera imposible, el viaje mereció la pena. Me negué a pagar por el día perdido y me alegré de darle la espalda a aquella maldita agencia de alquiler… que por cierto a la hora de la liquidación no nos causó problemas. Ahora me compraré mi propio coche de safari.

Publicado por Paula Kahumbu en
http://www.afrigadget.com/2008/08/15/bush-puncture-repair-gadgets-in-masai-mara/

Anuncios